Demonio

A lo largo de estos dos últimos años me han llamado mucho la atención los bustos que han ido apareciendo pero nunca había pintado ni esculpido ninguno; era hora de romper la monotonía y crear mi primer busto, no me importaba de qué fuera, sólo quería atravesar esa barrera psicológica que me impedía ir más allá del miniaturismo en 28mm.

Pensé que para iniciarme necesitaba cierta libertad en la estructura de la cara por lo que opté por el típico demonio que tienes en mente, con el torso al descubierto, y de ahí nació el busto que os presento en este artículo.

  • ESQUELETO

En primer lugar necesitamos un pequeño boceto sobre el que sacar la estructura inicial. Como podéis observar en la foto es un dibujo muy pobre, de medio minuto, a priori no se necesita más.

Adaptamos un alambre al boceto y enrollamos otro para poder sujetar el papel de aluminio, colocamos éste dándole un poco de forma y lo sujetamos con alambre fino. Recubrimos el papel de aluminio con masilla.

  • CABEZA

Marcamos con un rotulador la distribución de la cara, hacemos el hueco de la boca y vamos formando su estructura modelando la base de los dientes. El resto de la cabeza la iremos modelando poco a poco añadiendo churros de masilla para formar la mandíbula, pómulos, cejas, sienes…

Una vez puestos los globos oculares haremos los párpados con dos hilos de masilla, las orejas las podemos modelar al aire sobre la cabeza colocando un triángulo de masilla a la altura de los pómulos y hacerle algún agujero para colocar los pendientes. Antes de que se seque la masilla realizamos dos hoyos para colocar los cuernos con la ayuda de una lanceta con puta de bola.

Los cuernos son dos conos de igual tamaño retorcidos de forma similar, es increíblemente fácil hacerlo con Magic Sculpt ya que resiste muy bien los retorcijones sin que se agriete.


Para hacer los dientes preparamos conos de diferentes tamaños y los ponemos en la boca, antes de que seque la masilla podemos darles algo de relieve en los nacimientos.

  • TORSO

Una vez terminada la cabeza pasamos al torso. Empezaremos por delante colocando bolas de masillas aplastadas como abdominales, serratos, pectorales, trapecios y hombros, con el dedo mojado las alisaremos y fundiremos entre sí.

En la espalda seguiremos el mismo procedimiento.


Volvemos a la parte delantera, colocamos dos churros de masilla como clavículas por la parte superior de los pectorales, desde los hombros hasta llegar al esternón.

Terminamos el cuello poniendo los músculos principales y, una vez secos, rellenamos los huecos, por último añadimos hilos de masilla para esculpir la piel en tensión.

La espalda la había dejado incompleta, faltaba la columna vertebral. Tenía dos ideas en la mente, completar la espalda uniendo los músculos solamente o crear unos grandes pinchos emergiendo de la piel. Ninguna de las dos me convencía, una por pobre y otra por exagerada, así que opté por el punto medio, cada dos vértebras coloqué un pequeño pincho.


Aproveché para poner unos pinchos más pequeños de forma aleatoria a lo largo de la espalda y también una anilla. Tanto en este caso como en los cuernos, tras pegarlos, colocamos un hilo de masilla alrededor y lo fundimos con el cuerpo con el pincel de goma Taper point, con un movimiento desde el pincho hasta su base, retirando la masilla sobrante.

El busto ya estaba casi terminado, sólo quedaba algún detalle como los pendientes, el piercing y los pezones; para darle un acabado más fino y estilizado marcamos el contorno deseado al torso y con el minitaladro eléctrico rebajamos el volumen para más tarde añadir la masilla necesaria y alisarla a nuestro gusto.

Como reflexión final he de decir que tenía que haber respetado la caja torácica, haber marcando el límite de las costillas y, sobre esta base, esculpir los músculos; también que tiene muchos fallos tanto en la cara como en el resto del cuerpo.

Tamaño del busto: 50mm

  • RESULTADO FINAL

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: